El Proyecto Científico ha aterrizado en nuestro cole

enero 12, 2021

El lunes 11 de enero, tras la vuelta de las vacaciones de Navidad, comenzamos los primeros proyectos de lo que será el eje metodológico en nuestro colegio de ahora en adelante.

Los proyectos interdisciplinares, que conforman la metodología del ABP – Aprendizaje Basado en Proyectos– con la que se trabaja desde hace muchos años en las escuelas Trilema (y en numerosas escuelas del mundo), serán una parte más de nuestro centro y muy pronto todos estaremos familiarizados con esta nueva forma de aprender y de enseñar.

Pero hasta ese momento, hoy, queremos hacer una pequeña introducción para adentrarnos en esta nueva y apasionante forma de entender el aprendizaje.

El ABP, Aprendizaje Basado en Proyectos, es un modelo de aprendizaje en el que los estudiantes toman decisiones, implementan y evalúan proyectos que tienen aplicación en el mundo real, más allá del aula de clase.

(Blank, 1997; Dickinson, et al, 1998; Harwell, 1997) 

¿Para qué trabajamos por Proyectos?

El ABP supone un aprendizaje holístico que permite: la globalización de los contenidos, trabajar las habilidades interpersonales, la comprensión y la contextualización de los contenidos.

Los tres objetivos fundamentales de esta metodología son: Integrar áreas de conocimiento, entrenar competencias y aplicar conocimientos.

¿Cómo lo trabajamos?

Primero, se seleccionan temas curriculares que se puedan tratar desde una perspectiva interdisciplinar (donde participan varias asignaturas). Por ejemplo, algunos proyectos son: el de Sociedad, el del Cuerpo humano, el proyecto Historia… O los que acaban de comenzar nuestros alumnos y alumnas de Infantil y Primaria, el proyecto Científico; o el de Humanidades, en 2º ESO.*

A partir de ahí, y con el tema o ‘tópico generativo’ y el ‘producto final’ claros, arranca el ‘desafío inicial’. Este es un momento clave donde se presenta el proyecto y se trata de sorprender al alumnado y generarle la motivación y curiosidad necesarias para impulsar su desarrollo. Suele ser una actividad en la que el profesorado ¡derrocha creatividad!

Los ‘hilos conductores’ son las preguntas que servirán al alumnado de guía para orientar sus aprendizajes y así desarrollar las sucesivas ‘tareas’, algunas individuales y otras en cooperativo.

La ‘evaluación’ es una parte importante dentro de un proyecto ya que permite al alumnado tomar conciencia de lo que va aprendiendo. Las formas de evaluar son a través de la coevaluación, autoevaluación y heteroevaluación.  

¿Y qué pasa cuando acaba un proyecto?

Los proyectos duran seis semanas y al finalizar cada uno siempre tiene lugar una Celebración del Aprendizaje. Esto es una sesión donde los estudiantes presentan y comparten con las familias todo lo aprendido durante las tareas del proyecto. Lo hacen a través de las evidencias del porfolio que les acompaña durante todo el curso.

 Aquí, puedes ver cómo es una Celebración del Aprendizaje (aunque, por las medidas sanitarias, actualmente están celebrándose en los hogares).

Esperamos que esta entrada os haya aclarado un poco de lo que se trata el trabajo por Proyectos y que muy pronto podáis comprobar vosotros mismos cómo esta nueva forma de aprender permite entrenar a nuestros alumnos para que sean capaces de vivir todos los aspectos de su vida de la manera más feliz posible.

Si tienes dudas o necesitas alguna aclaración, recuerda que puedes contactar con dirección en direccion@colegioelcarmen.es

*En 1º de ESO han comenzado a trabajar por Ámbitos –a esto le podemos dedicar otra entrada–.

Leave a reply
Participa en nuestro ‘Concurso de postales navideñas’

Leave Your Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − siete =